Presidente de Honduras condena la violencia que vivió el futbol en su país

Redacción Noticias MX.- Lo que pudo ser una fiesta para el balompié hondureño, se manchó de violencia luego que el pasado sábado la pasión por el futbol entre los aficionados del Club Olimpia y Motagua terminó con la vida de cuatro personas. 


La disputa comenzó debido a que el encuentro entre el Olimpia  y Motagua  se suspendió después que algunos aficionados del equipo local, es decir Olimpia, lanzó piedras al camón donde se trasladaban los jugadores del equipo rival, provocando heridas en ellos. 


Tras este suceso la violencia se trasladó al Estadio Nacional de Tegucigalpa, en donde se desató una batalla campal entre las barras de los clubes. La policía hizo todo lo posible por detener el caos, pero recurrieron a lanzar gas lacrimógeno, afectando tanto a niños como adultos.


El suceso se produjo media hora antes del clásico, por lo que el partido fue suspendido por la Liga Nacional de Fútbol de Honduras para "salvaguardar la integridad y seguridad de aficionados, equipos, cuerpos técnicos, autoridades y personal en general".


Ante ello y mediante un comunicado,  Orlando Hernández, presidente de Honduras condenó la riña y detalló que la muerte de las cuatro personas no quedará impune; además ordenó a las fuerzas de seguridad: "capturar a los actores de estas muertes y agresiones que han llenado de dolor y luto a toda la nación y al mundo deportivo".


Asimismo el mandatario expresó a líderes del fútbol que estos: "actos reprochables no tienen espacio en la convivencia ciudadana, menos en eventos deportivos. Todos debemos hacer nuestra parte. Honduras debe sacar a terroristas del fútbol", finalizó.
 

JAR

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto