Reunión larga, pero más amistosa que la de ayer: Marcelo Ebrard

El riesgo de una confrontación entre México y Estados Unidos cada vez está más lejos. 
 
Redacción MX Político.- A diferencia de la reunión sostenida ayer con Mark Morgan, el Comisionado Interino de Aduanas y Protección Fronteriza (CPB), la reunión de hoy resultó ser mucho más cordial y amistosa, señaló el Canciller mexicano Marcelo Ebrard al salir del par de audiencias en donde se abordaron por agenda diversos puntos alusivos a la relación binacional México-Estados Unidos, específicamente en el rubro migratorio.
 
"No podemos compartir de ningún modo el tono del posicionamiento de Mark Morgan en el sentido de que nos queda todavía mucho por hacer en el tema de colaborar con ellos a regular la migración", atajó Ebrard Casaubón.
 
En conferencia de prensa con medios internacionales, Marcelo Ebrard recalcó que congelar el tráfico de armas ilegales procedentes de Estados Unidos es el tema clave de la negociación mexicana.

Dijo el Canciller que la estrategia de México ha dado resultados, logrando que los flujos migratorios se reduzcan en un 70% desde que se empezó a presentar la crisis, sólo que fue enfático al puntualizar que la atención sería atendiendo a la ley vigente y a los derechos humanos.

Igualmente enfática fue la frase de Ebrard cuando señaló que no aceptaremos se nos considere  "tercer país seguro"... Que durante la reunión de hoy fue insistir en acentuar y fijar con más claridad la postura mexicana en ese sentido y "que seguiremos en esa dirección", acotó. 

A pregunta de la corresponsal mexicana Dolia Estevez, sobre el tema del tráfico de armas ilegales hacia territorio nacional mexicano, Ebrard informó que se desarrollará una estrategia que contempla la integración de un grupo binacional, con la participación de todas las agencias de seguridad estadounidenses y mexicanas, para elaborar un registro pormenorizado de las armas que entran día por día, a la semana y mensualmente al territorio mexicano, después de elaborar un trace (rastreo) y su correspondiente seguimiento del armamento una vez ingresado a la geografía nacional.


Fué reiterativo Ebrard en el sentido de que la tendencia del número de armas que ingresan al país es a la baja y que es irreversible también.

También a pregunta expresa sobre si se habría puesto sobre la mesa la condicionante del tema arancelario al Gobierno de México, tajante respondió que no; que en  esta reunión no estuvo esa condicionante en la agenda de los temas tratados.

En otra pregunta de un corresponsal extranjero sobre si habría hecho el Presidente de los Estados Unidos (EU) algún compromiso con la administración mexicana y en sentido inverso si se habría suscrito alguno nuevo con el mandatario estadounidense, Ebrard negó categóricamente las dos cuestiones.

Fue entonces cuando se explayó Ebrard Casaubón y detalló que tuvo oportunidad de saludar por un espacio breve de 10 minutos aproximadamente, al Presidente de los Estados Unidos y por el contrario, tuvo una actitud muy amable con nuestra delegación; incluso de agradecimiento con lo hecho por el país en la crisis migratoria hasta el momento, estableció el funcionario.

"Le presentaron una especie de brieffing (síntesis) de los temas vistos y acordados en la reunión binacional. Ël hizo preguntas, se le explicó; él asintió y al final el Canciller dijo haber aprovechado la oportunidad para comentarle porqué para nosotros es tan importante el tema del ingreso ilegal de armamento desde los estados Unidos a territorio mexicano.

 

 

Sobre si había algún arrepentimiento de parte del gobierno mexicano a estas alturas por la forma aparentemente permisiva en que se había abordado desde un inicio la negociación del tema migratorio; el Canciller mexicano respondió que no; que por el contrario prevalecería un afán de continuar haciendo énfasis en que sólo habrá una colaboración de parte de México, de conformidad con la legalidad vigente y con el apego irrestricto a la observancia delos derechos humanos.

Que no fue tocado con especificación el tema de la matanza de El Paso, contestó el Canciller.

Y para finalizar dijo que la estimación del gobierno mexicano (y que fue expresada a las autoridades estadounidenses) es que México está a un 90% del cumplimiento de sus metas en cuanto nivel de flujo migratorio hacia Estados Unidos.


Como última respuesta, Marcelo Ebrard señaló que "está cada vez más lejos el riesgo de una confrontación entre México y los Estados Unidos".

hch

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto